Consejos

Cédula de habitabilidad ¿Cómo tramitarla?

La cédula de habitabilidad es un documento muy solicitado ya que es legalmente exigido al sacar un inmueble residencial al mercado. Es por esto, que es importante conocer todas sus características y cómo solicitarlo para que cumplas con este requerimiento ya que es de los más importantes del mercado inmobiliario español actual.

Es una exigencia administrativa muy antigua ya que data de 1937, y toma en consideración criterios de higiene, salubridad, solidez y tamaño, tal como están reflejados en la Orden del 29 de febrero de 1944.

Qué es la cédula de habitabilidad y para qué sirve

Cuando estés procesando trámites para vender o alquilar una vivienda, o si necesitas dar de alta servicios como el agua, luz o gas, tendrás que hacer las gestiones para obtener la cédula de habitabilidad.

Se trata de un documento de carácter administrativo que contempla la información que garantiza que el inmueble cuenta con las condiciones mínimas para vivir en él.

Hay que resaltar que en algunas Comunidades Autónomas la cédula de habitabilidad no es obligatoria, y se solicita únicamente un control e inspección del buen estado de la vivienda por parte de la autoridad competente, en caso de que quieras alquilarla o venderla.

De manera más práctica, estas son las comunidades en las que sí es un requisito fundamental: Asturias, Baleares, Cantabria, Cataluña, Extremadura, La Rioja, Murcia, Navarra y Valencia.

En el caso de Madrid, la cédula de habitabilidad fue sustituida por la licencia urbanística y por el título habilitante de obra, según sea el caso.

Es importante aclarar que, así como existen viviendas con diferentes estructuras, años de edificación y otros detalles, hay distintos tipos de cédula de habitabilidad, que se ajustan según las características de cada inmueble.

Por ejemplo; la cédula de habitabilidad de primera ocupación, es la licencia que es entregada por el Ayuntamiento promotor, esta se tramita cuando al inmueble se le han realizado reformas significativas para su estructuración. Mientras que la de segunda ocupación, se aplica para las viviendas que ya han sido habitadas con anterioridad.

Además, se ha suprimido también, por considerar que es un doble trámite, en Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Galicia, y el País Vasco.

Cómo tramitar la cédula de habitabilidad

Para tramitar la cédula de habitabilidad el inmueble debe estar escriturado como vivienda y se requiere del certificado de habitabilidad, que se define como el informe preceptivo de un arquitecto o ingeniero garantizando que el inmueble es apto para ser habitado.

Los requisitos de la cédula de habitabilidad son diferentes de acuerdo a cada Comunidad Autónoma. En general se tienen en cuenta la presentación de documentos y trámites como:

  • La solicitud.
  • El comprobante de haber abonado la tasa oficial correspondiente.
  • Fotocopia del número de identificación fiscal (DNI-NIF: es decir, DNI con letra) del solicitante o de su representante debidamente autorizado, según los requisitos legales establecidos para ello.
  • Copia de las escrituras de propiedad o del contrato de alquiler.

Posterior a la consignación de todos estos documentos, se debe esperar un periodo máximo de tres meses para que la administración emita, a través de un acto administrativo expreso de concesión del documento solicitado. 

En caso de que ese pronunciamiento no se dé, se puede interpretar como silencio administrativo negativo, lo que significa que la cédula de habitabilidad no ha sido concedida.

Cuánto cuesta el trámite

La vigencia de la cédula de habitabilidad varía en función del año en que haya sido otorgada.

Las emitidas antes de 2004 tienen 10 años de vigencia, las que fueron tramitadas entre 2004-2012 tienen 15 años en total, mientras que a partir de 2013 son 25 los años de vigencia otorgados para las viviendas de primera ocupación.

En el caso de las cédulas de habitabilidad de segunda ocupación y rehabilitación tienen una la vigencia de 15 años. Las de primera ocupación se rigen por un período mayor porque se especula que se mantenga en buenas condiciones por mayor tiempo, debido a los mecanismos de seguridad de edificación que se manejan en la actualidad.

Respecto al coste de este trámite, es diferente en cada Comunidad Autónoma, pero, en resumen, no excede los 200 euros.

En algunos municipios se pueden obtener bonificaciones por tramitarlas vía online y en otros existen exenciones en determinados casos.

Si estás pensado en poner a la venta o en alquiler alguna propiedad y quieres asesorarte correctamente sobre todos los pasos y trámites a seguir, no dudes en contactar con expertos en el sector.

¡Desde Gama Inmobiliaria estaremos encantados de poder asesorarte y ayudarte en todo lo que necesites!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
consejos gama inmobiliaria

También puede interesarte

Ut vel congue nisl. Sed gravida dui a enim vestibulum, sed tempus dui facilisis. Aenean nibh ligula, vehicula vel libero eu, vulputate congue felis. In finibus vel diam ut scelerisque. Nullam ac orci leo. Nam id urna id dolor posuere faucibus.

Al momento de comprar o alquilar una propiedad, debemos conocer los impuestos y gastos que...
Si has tomado la decisión de vender tu casa, pero no tienes idea de qué...
Si has decidido vender tu piso son diferentes los términos inmobiliarios que has tenido que...
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Personalizar cookiesMás información   
Privacidad