Consejos

¿Quieres saber cómo alquilar un piso? Los puntos clave que te ayudarán a arrendar tu vivienda sin sustos

Son muchas las dudas que surgen al tomar la decisión de alquilar tu piso. Con ellas hay muchas inseguridades y temores, y por eso lo mejor es conocer todo lo relacionado con este proceso, tomando en cuenta que tanto tú como arrendador y el inquilino tienen deberes y derechos que se tienen que cumplir desde el primer momento.

Si eres propietario de un piso que está sin ser habitado, alquilarlo es una buena idea porque evitas que se deteriore, tendrás una rentabilidad cercana al 7 %, te ahorrarás alrededor de dos mil euros de gastos fijos que se derivan entre seguros, impuestos y recibos de comunidad como luz, gas y agua. En los últimos años también aparecen algunas subvenciones para alquileres, un ejemplo de ello son las ayudas para alquiler en la Comunidad Valenciana, algo que puede ayudarte a encontrar inquilinos para un piso.

Pero para hacerlo tienes que estar al día con la normativa legal vigente y tener cada aspecto de la vivienda en regla.

Documentación necesaria

Si aún no sabes por dónde empezar para poner en alquiler tu piso… Esta será una guía muy importante para ti porque debes tener actualizados y a la mano:

  • Certificado energético de la vivienda 

Este es un documento imprescindible que tienes que gestionar a través de tu Comunidad Autónoma. Es lo referente a la calificación energética que va desde la letra de la A (más eficiente) a la G (menos eficiente). 

La validez y vigencia de este certificado es de 10 años y es una información que suele ser muy bien valorada por los posibles inquilinos, ya que les da una idea de algunos de los costes añadidos que generará la vivienda.

  • Cédula de habitabilidad

Esto también es obligatorio, de no contar con este documento sería ilegal vivir dentro de ese espacio porque está apta para que funcione bajo otra figura, como la comercial, por ejemplo.

Además, esta cédula es la garantía plena de que el inmueble puede ser habitada porque cuenta al 100 % con las condiciones de salubridad, higiene y solidez en su infraestructura. Es un documento que debes renovar al decidir alquilar el piso, aunque ya lo hayas sacado previamente, y es un requisito que solicitan para dar de alta los servicios básicos de agua, luz y gas.

  • Certificación de la propiedad

Es imposible que alquiles un inmueble sin que se demuestre absoluta legitimidad para poder hacerlo. Esto se logra con la presentación de escrituras o recibos del IBI.

Conocer al inquilino

Este es un aspecto muy importante. Y no nos referimos a que sea alguien de tu entera confianza, aunque sería lo ideal, pero si puedes investigar lo más posible a quienes vivirán en tu piso, mucho mejor.

Saber a qué se dedica, cuál es su ritmo y estilo de vida, su capacidad de pago, actividades cotidianas y todo lo básico que te haga saber si se trata de personas que cumplirán con las normas de convivencia y de pago.

También es recomendable pedir referencias profesionales y de amistades, para que sean terceros quienes te den pistas de quién es tu próximo inquilino.

Ofrecer el piso en condiciones

Quizás creas que no es necesario invertir en reparaciones en tu piso si lo vas a alquilar. Pero realmente ese es siempre un error. 

Tu objetivo es que los potenciales inquilinos estén a gusto desde que entran al inmueble y estén deseosos de alquilarlo, es por eso que cuando vayas a enseñarlo debe dar buena impresión. Para ello, si el piso requiere de pequeños arreglos, no dudes en hacerlos.

Aquí incluimos detalles de pintura, la compra de algún mueble que falte, el cambio de enchufes, arreglos de cableados y de cualquier desperfecto en baños y hasta en los techos. Así podrás hacer fotos que atraigan clientes.

Establecer una relación cordial y sana inquilino/arrendador

Esto es realmente importante porque se trata de una relación en el que hay mucho involucrado, empezando por tu propiedad. Es natural que, conforme pasan los meses, surjan dudas sobre las condiciones del alquiler y la gestión de imprevistos que se presenten.

Por este motivo es importante mantener una buena comunicación con el arrendatario para que ambos os sintáis cómodos en esa relación, y para ello hay que tomar en cuenta que las peticiones y los imprevistos de ambas partes deben ser expresadas y se tienen que hacer las gestiones pertinentes para cubrirlas.

También deben establecerse reglas claras desde el primer momento, por ejemplo, que el inquilino:

  1. Use la vivienda sin molestar a los vecinos.
  2. Pague las facturas pactadas.
  3. Pague la renta en el plazo establecido. 

Redactar un contrato adecuado

Cuando ya hayas seleccionado al inquilino con el que crees que puedas establecer una relación, es el momento de seguir adelante con la redacción del contrato que debe estimular cada detalle para que no queden vacíos legales.

Debes hacerlo con un profesional que establezca los derechos y obligaciones que tienen ambas partes desde el punto de vista jurídico para que siempre estés respaldado y se sienten las bases para una correcta relación.

Es recomendable que el contrato esté acompañado de un inventario del piso, en caso de que lo entregues amueblado y con electrodomésticos, es un documento que debe tener la firma del inquilino.

Pedir garantías por escrito

Además de la fianza, que debe ser depositada en el organismo encargado de custodiarla y devolverla de acuerdo a su propia regulación, y que está gestionado por las comunidades autónomas, es importante poner garantías adicionales por escrito.

Este es un requisito que está avalado por la ley que funciona como una garantía del cumplimiento de las obligaciones de pago. 

Su propósito es que el inquilino demuestre con la documentación que sea necesaria que tiene las capacidades y la plena disposición de pagar la renta, además de lo correspondiente a la seguridad social, tributación de hacienda, e incluso un aval.

Permitir mejoras en la vivienda

La comodidad es un derecho al que nadie debe renunciar. Y si tu inquilino desea hacer algún tipo de reforma al inmueble para lograrlo, siempre que sea en beneficio de tu propiedad, es un aspecto que debes permitir.

Al final será un valor agregado para el momento que la entregue y estará revalorizada.

Recuerda que el proceso legal de alquiler de una vivienda puede resultar complejo y estresante, por lo que acudir a profesionales que te asesoren y lo gestionen todo por ti será siempre una buena idea. 

En Gama Inmobiliaria contamos con especialistas que te harán el camino mucho más fácil con todos los conocimientos legales que necesitas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
consejos gama inmobiliaria

También puede interesarte

Ut vel congue nisl. Sed gravida dui a enim vestibulum, sed tempus dui facilisis. Aenean nibh ligula, vehicula vel libero eu, vulputate congue felis. In finibus vel diam ut scelerisque. Nullam ac orci leo. Nam id urna id dolor posuere faucibus.

Seguramente en algún momento te has preguntado cómo funciona una inmobiliaria y cómo puede ayudarte...
Al momento de vender una propiedad surgen miles de interrogantes, pero un de los más...
La cédula de habitabilidad es un documento muy solicitado ya que es legalmente exigido al...
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Personalizar cookiesMás información   
Privacidad